sábado, 2 de febrero de 2013

Sueño de adolescente

Estábamos en el año 2000, era yo un púber de 15años, cuando Renault decidió comercializar el clio sport . Ese coche con el tuve sueños racing durante mi pubertad y que sabía que algún día sería mio.

Se trataba de un pequeño utilitario salido directamente de Dieppe(la fábrica de Renault Sport)con 172 cv. Imaginar lo que suponía eso en la mente caliente de un adolescente que devoraba revistas de coches.
 La gasolina de mis venas empezó a hervir hasta el punto de que aquel coche se convirtió en una necesidad.




Y por fin en Agosto de 2006 después de ahorrar y de mucho buscar por internet, lo encontré. Una preciosa unidad en un pueblo Huesca, del año 2000 y con 69000km.Ese era mi coche.
Un fase I bien conservado y en plata. Igualito al que salía en las revistas cuando tenía 15 años. La noche antes de ir a verlo reconozco que me costó dormir. Ya había ido a ver alguna unidad anunciada pero tenía el presentimiento de que aquel era mi coche.

Me subí en mi Mazda y acompañado por mis padres fuimos a por él. Y allí estaba en la exposición, esperándome. Todavía no lo había probado pero él sabía que yo sería su dueño y yo que sería mi coche.Después de negociar un poco con el comercial cerramos el trato. Mi Mazdita se quedaba allí, le daba 3000 euros y me lo llevaba.

¡Y qué viaje hasta Madrid! Qué sensación el conseguir lo que tantos años llevaba esperando. ¡Por fin lo tenía! Mientras salía del pueblo me miraba en los cristales de los comercios,reflejado, mientras sonreía como cuando consigues la pole.
¿Y la primera estirada? ¡Qué sensación! ¡Según salía del pueblo ya estiraba segunda a 7000! Aquello me transporto a mundo de sensaciones que disfrutaría durante años. Y el resto del viaje pues imaginar... "Vamos a ir un poco por la carretera antigua y así le doy zapato"

De esta forma empezó una bonita relación que duró hasta este año. Que por necesidad no me quedó más remedio que venderlo. Por suerte se lo quedó un amigo de confianza que se que lo cuida y lo mima. Ese coche no podía acabar en manos de cualquiera.

Ya solo me queda recordar los tramos que pasamos juntos,la de kilómetros y kilómetros que recorrimos camino de los circuitos, los viajes racing con el único fin de disfrutar con mi coche .Horas y horas en ese asiento y aquella sensación al aparcarlo, cuando lo miraba y me sentía orgulloso de él.

¡Amigo, probablemte no disfrutaré tanto con otro automóvil como lo hice contigo y sé que en el fondo de tus bielas, tú también lo pasaste bien!

¡Racing gangs a disfrutar de vuestros coches!

2 comentarios:

  1. Q genio eres... Se nota q eres capaz de sentir por un coche mas q por muchas personas!!

    ResponderEliminar
  2. Esto si que es amor por los coches!! Hay gente que aun nos emocionamos con estas cosas.

    ResponderEliminar