El Rallye de España con Racing Gang

Decir Carlos Sainz, es sinónimo de Rallyes en España y en todo el mundo. Pues bien, Carlos ha decidido debutar en Rallyes de Históricos, corriendo en el recientemente celebrado IV Rallye de España, y por supuesto, ganando el rallye, aunque no muy sobrado por delante de un muy buen amigo, el Gallego Jesús Ferreiro (a ver si saco tiempo para hacer una entrada sobre él, que bien se la merece).

Pero no estoy aquí para contaros lo que hizo Carlos, eso lo tenéis muy fácil con sólo comprar el Auto Hebdo (que razón tiene Morci...), sino para contaros mi Rallye.


Comenzamos el Lunes previo al Rallye, cuando Rodrigo y yo nos marchamos a Avila para hacer los reconocimientos. En esta ocasión utilizamos un estupendo Toyota Yaris cedido por el concesionario Kobe Motor. Como el Rallye era puntuable para el Campeonato de Europa de la especialidad, los tramos parecían las típicas carreteras de Mallorca, plagados de coches de alquiler ocupados por un par de "guiris". Especialmente chocante fue ver a dos enormes Húngaros inscritos con uno de los muchos Porsche 911, que estaban reconociendo los tramos con un diminuto Hyundai I10 en el que apenas entraban...




Nuestros reconocimientos fueron sencillos, teníamos ya las notas del año pasado, y en un par de mañanas los dejamos finiquitados.


El Jueves comenzaba el Rallye en sí. Las verificaciones se hacían en "Tierra Santa" (en el Jarama), y el ambiente allí era espectacular! En total éramos 77 inscritos, de los que casi 30 eran extranjeros.

Llegar al Jarama y encontrarse el padock con más de 30 Porsches 911, tres Lancia 037, un Stratos, un 131 Abarth, un TVR, cuatro Escort MKII, un Mitsu, el Mini de nuestro amigo Albacete,... y por último, nuestro Corolla, NO TIENE PRECIO!!

Darse un paseo antes de empezar los trámites era obligado!! A veces, dependiendo del comisario técnico que te toque, pasar las verificaciones técnicas casi se parece a ir a la ITV con un coche tuneado, pero por suerte en esta ocasión no fue el caso para nosotros, y tras el paso por báscula (943kg de Corolla), nos fuimos a la Plaza de Oriente de Madrid, lugar desde donde se hacía la salida oficial del Rallye.

El ambiente era impresionante, los coches aparcados en parque cerrado delante del Palacio Real lucían como auténticas estrellas de cine en un estreno. La gente, tanto aficionados como viandantes, disfrutaba viendo tan espectaculares y poco comunes coches de competición. El momento más emocionante del día llegó, cuando tras recibir el banderazo de salida, metí primera y al iniciar la marcha nos topamos con un muro de gente que se iba abriendo a nuestro paso, prolongándose más de cien metros, agolpándose a ambos lados de la calle rumbo a Plaza de España, tanto a Rodri como a mí se nos pusieron los pelos de punta, una pasada la verdad!



Los tramos de competición comenzaban el Viernes por la tarde. En la asistencia, estaban como siempre, Julián y David, que además darían soporte en este Rallye a Jaime Artajo (alumno mío en los Track Day con un 325 E30) y a Tomás Moreno (con un Golf GTi MKI). En principio todo tendría que ser tranquilo, pero a media mañana, y tras irse a probar el coche, Tomás volvió con la caja de cambios rota!!





Con este inicio se trastocaba todo, y a los chicos del Torrecar Classic Team les tocaba pegarse una auténtica currada. Tomás consiguió una caja de serie en Madrid, que a eso de las 15:30 los mecánicos dejaron montada y el Golf listo para afrontar los tramos.

Por fin, llegaba lo bueno, y casi ya de noche nos dirigimos a la salida del primer tramo. Al llegar, algo no iba bien, había muchos coches en la salida y nos dijeron: "se ha neutralizado el tramo", así pues, nos dirigimos al segundo tramo. Algunos lo hicieron todavía con luz solar, pero casi todos lo corrimos con los faros encendidos. Mis sensaciones no eran buenas, me notaba torpe, y al coche también, el Corolla iba demasiado agarrado, por lo que decidí montar ruedas viejas atrás para que se soltara un poco. En la segunda pasada por los tramos el comportamiento mejoró, pero tanto Rodri como yo teníamos la sensación de no estar al 100%. A pesar de todo, terminamos el Viernes bastante bien situados, vigésimos de la general y novenos del Campeonato de España, donde los ocho primeros eran Porsche 911, a excepción del Escort MKII de Ferran Font. En la general habíamos dejado detrás nuestra diez 911 y a nuestra referencia, Jose Antonio Zorrilla con su Opel Ascona.

Durante la cena, los tres equipos y los mecánicos felicitamos a Ferreiro y su gente por haber conseguido algo que muchos no se esperaban, ser capaces de quedar a apenas 8 segundos de Sainz tras tres tramos, pero es que en el tercer tramo, Jesús le metió un correctivo de 7'3 segundos, "chapeau Gallego!", pues Carlos es mucho Carlos!!

El Sábado teníamos seis tramos por disputar, con algo más de 100 kms contra el crono. Teníamos esperanzas de poder defendernos bien en el tercero y sexto de ellos, pues era el que más bajadas tenía, pero aún así iba a ser complicado mantener a raya a los Porsche y al potentísimo TVR de Serratosa. Tanto fue así, que el TVR nos recuperó los 24 segundos que teníamos de ventaja en apenas dos tramos.

Pero según el rallye avanzaba, también nosotros avanzábamos algún puesto, el propio TVR en su apretón tuvo un toque que le hizo abandonar.
Nosotros no estábamos exentos de problemas, la caja de cambios decía basta, en reducción, la tercera entraba a veces haciendo doble embrague, y por supuesto, punta tacón, y lo peor de todo venía del puente trasero, que en pocas palabras se estaba gripando poco a poco.



No las tenía todas conmigo de ser capaces de terminar el Rallye.

En esas condiciones llegamos a los últimos tres tramos con Antón y su Porsche 911 apenas 16 segundos por detrás y Zorrilla a 40. Dada nuestra situación no era una ventaja precisamente holgada.


En los dos primeros tramos nos defendimos como gato panza arriba con todas nuestras fuerzas, manteniendo la ventaja sobre el 911 y el Opel intacta, pero al poco de iniciar el último tramo del Rallye notamos que algo no iba bien, tuvimos que relajar algo el ritmo y el Porsche logró pasarnos en la clasificación. Zorrilla nos recortó la mitad de la ventaja, un tramo más y...

Tras el último tramo todavía nos quedaban 55 kilómetros de enlace, casi una hora para ir en quinta lo más suave posible y pidiendo que el diferencial aguantara. Por suerte, el Toyota hizo gala de su robustez, y llegó hasta el parque cerrado de final de Rallye. Al final fuimos 8º del Campeonato de España y 17º de la clasificación general, bueno y primeros de nuestra clase, una buena recompensa para nosotros y nuestros patrocinadores en espera de Rallyes más favorables para nosotros.


Comentarios

  1. ¡Muy interesante! Felicidades por tan buen puesto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares