Menudo fin de semana!!! VdeV en Montmeló

El equipo de E2P tenía este pasado fin de semana la primera carrera de la temporada del VdeV en Montmeló y como al final Racing Gang tiene mucho en común con ellos (o mejor dicho, con nosotros), evidentemente allá que nos fuimos.

Lo que allí sucedió pasará a los anales de los fines de semana de las carreras del equipo.




El fin de semana parecía "corto", y lo digo porque el domingo no había actividad, pasase lo que pasase todo acabaría el sábado a eso de las 20:30. Visto desde la mañana del Jueves ya nos lo esperábamos intenso, pero esa es precisamente la razón por la que vamos, vivir experiencias al límite y de paso ganar. Y desde luego al límite fueron.... pasó literalmente de todo. Muy buenas y muy malas noticias durante todo el fin de semana nos llevaron de arriba a abajo durante los dos largos días de pista.

El jueves por la noche hicimos la pregunta habitual: "Mariano, ¿mañana a qué hora?" La respuesta también fue la habitual: "Pues salimos a las nueve, y aunque está todo preparado yo creo que lo mejor va a ser salir del hotel una hora antes.... a las 7:30 desayunando". Pa qué pregunto...

Llegamos al circuito esperando tres sesiones de libres de una hora, una a las 9, otra después de comer y otra de 19:45 a 20:45, considerada nocturna y de obligada asistencia. El trabajo era sencillo, con algo más de lío para Kosta por aquello de los test que hemos ido haciendo estas semanas allí y a los que él no ha podido asistir. Simplemente "acoplarlo" todo, especialmente para Kosta "acoplarse" bien a la pista y para Alberto seguir con su trabajo de adaptación al Mosler y trabajar bien la mentalización de cara a la primera carrera con su nuevo coche.

Aquí unos amigos.
Por el lado mecánico sólo quedaba la duda de si estaba correctamente resuelto un problema con el Paddle-Shift del Mosler de Alberto, que lleva dando dolores de cabeza desde hace un tiempo. Y aunque la respuesta en los primeros y segundos libres fue "No", al seguir investigando al final apareció el put amable "gremblin" que lleva un tiempo en nuestras pesadillas. Con eso resuelto los tiempos muertos entre las tandas de libres se gastaban con el análisis de adquisición de datos, los vídeos y con los coches rodando entre los mejores de la categoría y a la altura del séptimo/noveno de la general. Todo iba bien.

La pieza rota tal y como va montada.
Pero en los terceros libres, a eso de las 20:15 Oliver me dice por la radio que hay un ruido en el motor, con pérdida de potencia y que parece que el coche va con algún cilindro menos. Al Box de inmediato y a ver qué podía ser. Y aquí empieza el lío. Todo parece indicar que el motor no va a seguir; el primer diagnóstico tras escucharlo un par de segundos es una válvula rota o un casquillo de biela. Estamos a 12 horas de la quali y las soluciones que se empiezan a plantear es buscar un motor y cambiarlo durante la noche y... poco más, abrir para comprobar. Salimos a la búsqueda de un motor entre los otros equipos con Mosler y nadie se ha traído uno, así que sólo queda abrir.

Aquí se ve dónde está la rotura en la culata.
Antes de eso probamos a escucharlo sin chispa, y lo que oímos abre un hilo de esperanza a los ingenieros.... el diagnóstico pasa a ser que una válvula de admisión no abre, de confirmarse la cosa podría tener solución e incluso ser relativamente sencilla. Tras identificar el cilindro con el problema abrimos la tapa de balancines y nos encontramos que efectivamente uno se ha roto y caído..... 

Hasta que se oye: "No, espera....."

No se ha roto el balancín, se ha roto lo que lo sostiene, y como no podía ser de otra manera ese pequeño cubo que se ve en la foto es parte de la culata. El balancín va atornillado (el tornillo se ve también) a un ese pequeño cubo que sobresale de la culata y que es lo que en realidad se ha partido. Si hubiese sido el balancín sería solamente cambiarlo, pero eso supone quitar culata.... que no hay. Se podría conseguir una en Madrid, pero en cualquier caso habría que traerla, montarla y cerrar en menos de, ya, 11 horas.

Pero hay otra solución.... hagamos el agujero de ese tornillo más profundo, pongamos un tornillo más largo rebozado en la cola más potente que haya (y resistente a temperatura y presiones) y recemos un Padre Nuestro y tres Ave Marías cada uno para que aguante la quali y 4 horas de carrera. La obra no es tan sencilla como su descripción, la culata no hay quien la perfore, el agujero no podemos ovalarlo al hacerlo y además hay otras opciones sobre la mesa. Pero con todo y con eso conseguimos cerrar y probar a arrancar más o menos a las 12 de la noche. Podría no aguantar el arranque o tres carreras de 6 horas, a saber.

Aprovechando que acabo de descubrir que puedo subir el vídeo por Blogger, aquí os dejo el del arranque justo al acabar la reparación.

video

Hicimos la pole en el desayuno, no había llegado ni el bacon
Corriendo al hotel que mañana lo de las 7:30 no vale, hay que hacer la pole en el desayuno, toca quali pronto y quedan cosillas por hacer así que mejor "a las 7 desayunando". La alegría llega con los tiempos de todos, Oliver y Nil hacen su trabajo a la perfección y Kosta y Alberto están perfectamente a la altura. Este año la posición de salida se cuenta como la media entre lo que llaman "Pilotos Elite" (entre los que están Oliver y Nil) y los demás (Kosta y Alberto), con algunos en "Probatory" que en realidad sólo era uno. Parecía que íbamos a estar muy arriba en la general y teníamos asegurada la pole y segundo puesto de categoría, pero al final el sistema sigue siendo el menos malo y algunos equipos con un tercer piloto muy malo que no cuenta para la media se metían en medio. En la general éramos octavo y noveno.

Los dos Mosler en parrilla.
La salida era a las 16:05 y el objetivo: Ganar. La general era muy muy complicado, pero quizás un podium... y en la categoría desde luego a por todas. La salida era en seco e incluso con sol y todo fue bien, salieron Kosta y Nil y se mantuvieron primero y segundo de categoría e incluso remontaron posiciones en GTV1, destacando una lucha a muerte que vivió Nil en primera persona. Se vio inmerso en la batalla del Ginetta y uno de los Ferraris del Blancpain con toques incluidos sin posibilidad de pasarlos ni fácil ni claramente, y eso en una carrera de resistencia es muy importante. Si las frenadas a final de recta daban miedo desde el muro no quiero pensar si sabes que te estás jugando la carrera con esos dos elementos.

Y así se cumplió la hora de carrera, que es cuando tenemos que parar a repostar y cambiar de piloto, y podríamos decir que es cuando la trama empezó a complicarse. A los pocos minutos de tener a Oliver en pista (esta vez yo estaba en la radio del coche número 14 de Kosta y Oliver) empezó a llover ligeramente y sólo en algunos sectores del circuito, iba a haber que entrar pero hay que encontrar el momento. Cuando empezó a llover en la recta Oliver me dijo "entro en la próxima", todo estaba preparado así que sin problema.... pero ahí se abrió el cielo... empezó a llover tanto que en dos vueltas más había salido el safety sólo por lluvia... en ese tiempo Oliver ya había cambiado a neumáticos de lluvia, pero al acabar la carrera nos contó que también le había dado tiempo a hacerse un 360º en la recta de atrás en quinta a fondo, a no menos de 200 km/h, no sabe cómo lo controló y tiene claro que a su angel de la guarda le han salido unas cuantas canas más....

En los tiempos muertos se nos ocurren cosas raras...
Nil y Alberto en ese momento rodaban justo detrás de Oliver y también pudieron cambiar a lluvia sin problemas, aunque ellos sí que tenían un curioso fallo.... se les cayó al suelo la palanca de cambios. Algún tornillo se habría ido soltando y aunque no pasa nada porque pueden cambiar con el Paddle Shift se decidió arreglarlo, pero los mecánicos esta vez lo apretaron demasiado (sin duda por la comida a base de Fabada que les conseguí) y hubo que volver a entrar porque con tanto apriete el sistema hidráulico no tenía presión para hacer los cambios. Ahí comenzaron una serie de pequeños problemas para ellos que poco a poco fueron retrasándolos en la clasificación.

Las cosas en pista, con la vuelta de un tímido sol, seguían difíciles, porque un periodo de duda a si había que volver a slicks iba seguido de otro chaparrón que las despejaba pero volvía a dejar la pista empapada. Además, las salidas de pista sacaron al Safety a pista más veces, la cosa no estaba en absoluto para juegos y por si fuera poco llegaba la noche.

El Ferrari GT2 siempre está arriba,
evidentemente es un GTV1.
El plan inicial era que Kosta entrase a la altura de la segunda hora de carrera y hasta la tercera, para que Oliver hiciese bandera entre la tercera y la cuarta, pero con tanto Safety y debido a la reducción de consumo por la lluvia la estrategia óptima cambiaba a ser que se mantuviese en pista hasta que la alarma de combustible apareciese en el cuadro. "FUEL NOW" es lo que todos queríamos que aún se retrasase un poquito.

Y vaya si se retrasó.... Oliver estuvo en pista el doble del tiempo que hubiese estado en seco, dejando a Kosta no sólo con un stint hasta la bandera, sino que este sería de poco más de una hora, justo lo necesario para cumplir con su tiempo mínimo. Hubo una oportunidad antes, alrededor de las dos horas, de hacer un cambio en la estrategia sobre la marcha que nos hubiese puesto arriba seguro, pero aún no se había cumplido el tiempo de descanso de Kosta y cuando ya podía hacerse justo se retiró el Safety que la hacía interesante. ¿Cómo estábamos en pista? Justo en ese momento... PRIMEROS DE LA GENERAL!!!

Esto es lo que había debajo del Podium,
casi nos metemos ahí en medio.
Así las cosas Kosta y Alberto hacían el final de carrera contra pronóstico, con una pista muy delicada y encima de noche. No era lo planteado pero la carrera nos había traído hasta aquí, y de ello sacaron ventaja especialmente los equipos con tres pilotos y dos pros. En ese momento el coche de Kosta iba primero de categoría pero con la pista así Kosta se hacía un trompo que por no acabar en el muro de recta terminó en la puzolana. Afortunadamente se quedó cerca de la pista y eso supuso dos cosas, un Safety Car y que para quitarlo de donde estaba lo mejor era empujarlo hacia la pista. Cuando por fin pisó asfalto y a fondo la situación era segundo de categoría a una vuelta del primero y con el tercero a otra vuelta.

Este era el segundo más rápido a final de carrera...
Pero en el tercero iba un ex-GP2 montado en un Porsche de Almeras, que a sabiendas de cuales eran sus deberes se convirtió en los 50 minutos que quedaban en el coche más rápido en pista sistemáticamente. Su ritmo era mínimo un segundo mejor que el siguiente, que era nada menos que un campeón de las Le Mans series en categoría LMP1 con un GTV1 (la categoría gorda) también en plena remontada... así de fuerte iba el chaval....

Y lo peor de todo es que las cuentas salían que le pillaba JUSTO en la última vuelta. Pero el Porsche no aflojaba ni le quedaban repostajes pendientes, con lo que la cuenta se cumplió y nos pilló exactamente a una del final.

Es una faena perder una posición así habiendo ido tan arriba y sobre todo porque después de la carrera han descalificado al Porsche que ganó la categoría por un motivo técnico, lo que nos hubiese dejado con una victoria en GTV2, pero aquí es cuando toca recapitular. Te queda un agrio sabor de boca, pero es un segundo de categoría en una carrera complicadísima, con un situación en pista que nos llevó de cabeza a una estrategia que Kosta, un piloto amateur que además no ha hecho pretemporada, había pedido expresamente evitar y contra un Porsche de nada menos que Almeras con un auténtico profesional de pago al volante que se ha ganado su sueldo de la mejor manera, seguro que le seguiremos viendo y lo que hemos demostrado es que no será para nuestra desgracia sino para la suya, porque incluso en estas condiciones por el canto de un duro no hemos ganado por una vuelta la carrera que teníamos en el bolsillo sólo 24 horas después de arreglar un motor roto haciendo un agujero más largo y con un poco de pegamento.

Así son las carreras. Y aunque esta vez no haya sido a nuestro favor, la verdad es que ASÍ NOS GUSTA QUE SEAN! Como dice Javier, "si este deporte fuese fácil lo llamarían Fútbol". Un fin de semana de trabajo en equipo con un resultado que es mejor de lo que nos hubiese gustado, que es ganar, va a ser verdad eso de que estamos muy mal acostumbrados.... pero es que engancha!!




Comentarios

  1. No pasa nada, animo, sois grandes todos los del equipo y si no es en esta será en otra, lo importante es estar arriba para pillar.
    Me ha encantado; "si este deporte fuese fácil lo llamarían Fútbol". jajajajajaja

    ResponderEliminar
  2. ¡Casi ganar con un motor arreglado con Loctite! En esas condiciones dejasteis el pabellón muy alto. Lastima que el VdeV ya no pase por el Jarama para veros en directo.

    ResponderEliminar
  3. Begargo, lo que tienes que hacer es venir tu a alguna!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares