Clínica Cintrano

miércoles, 9 de marzo de 2016

Mi primera carrera: cuando acabar es el reto, y ¡acabas!

Una de las secciones más bonitas de Racing Gang es la de "Mi Primera carrera", donde alguien nos narra sus aventuras y desventuras del debut en competición, que siempre suele ser jugoso. En Esta ocasión nos lo escribe Javier Fuentes que debutó en las 3 hr de Jarama, nada más ni nada menos que con un Ginetta G50. Os dejamos con la narración.






Cuando le cuentas a alguien que no está metido en el mundo racing que has debutado como piloto, lo primero que te preguntan es  ¿qué velocidad alcanzas? Justo lo único que no piensas cuando estás metido en un Ginetta G50 de la Escuela Española de Pilotos y tu objetivo es acabar. ¡En este caso el bocata y la Fanta te los dan por no "estamparte" y fastidiar una carrera de 3 horas en la primera curva! Me acerqué por primera vez a la Escuela en febrero de 2015 y debuté en diciembre de 2015, lo máximo que había hecho en circuito era alguna experiencia pagada por alguna marca, así que hemos seguido un "plan acelerado".

Como os iba contando, el objetivo era debutar, salir a pista, acabar las 3 horas de El Jarama, no "estamparme" y lo conseguí, eso sí, me hice dos trompos, me doblaron todos, sí ¡todos!, salí desde boxes, me comí dos safety, adelanté a muchos, me adelantaron otros muchos, vi accidentes (no me tocó ninguno) y después de todo eso quedamos novenos de la general y cuartos de nuestra categoría (últimos, casi terceros, por poco, pero, ¡vaya morlacos teníamos de rivales en GT!

Esperando el semáforo verde desde la calle de boxes.
¿Para qué vais a leer más si ya os he contado el desenlace? Porque el desenlace es lo de menos, lo que importa es que un racing gang como yo ha podido en unos meses salir a pista, no quedar mal, no estrellarse e ir relativamente rápido cuando no tenía apenas idea de lo que era una carrera de resistencia de GT.

El surco del casco mal puesto. ¡Herida de guerra!
Emocionalmente es una bomba, un tío como yo, de despacho diario, pasar de la corbata al mono de carreras del equipo, ponerse el hans, las botas, los guantes y verse en medio de toda la carrera sin hacer el ridículo (apenas jajaja) es todo un triunfo. En el último entrenamiento antes de la carrera (48 horas antes) el coche se paró y me tuvieron que remolcar. Yo que confío mucho en todo el equipo de la Escuela sabía que lo iban a resolver, y lo resolvieron, eso sí, el día de la carrera a las 8 de la mañana, yo con tres docenas de churros, una docena de porras y un jamón para que no se nos aburriera el estómago durante la mañana, vi como el coche al ir calentándose en parado, se volvía a parar. Me fui al briefing de pilotos sin coche arrancado, volví del briefing y el coche no arrancaba, pasaron los libres y no arrancaba, esperé la calificación preparado y el coche no arrancaba, así que nos autorizaron, si podíamos arrancar, a salir desde boxes. Situación: novato, mi compi, Javi Morcillo, hacía la primera parte de la carrera con otro coche porque habíamos decidido que yo hacía la salida, sí o sí con el Ginetta, y estimábamos que también la llegada, no iba a perderme, aunque fuera lo más difícil, las partes más bonitas de una carrera. Pues eso, que le coche arrancó como tres minutos antes de que la salida lanzada pasara por delante de mi box (como me había anticipado Astur, que de esto sabe un huevo o huevo v y medio). Yo estaba metido en el Ginetta en la calle de boxes, esperando el semáforo verde, con un coche que acababa de arrancar, todo frío: mecánica, ruedas nuevas, pintaditas, duras... Así que tenía que ir con mucho tiento. Le pedí al telemetrista, el paciente Ibon, que dijera al de detrás por dónde pasarme (él no tenía las ruedas como yo y no era novato) e hice la salida más lenta en la historia del circuito jajajaja, pero fui cogiendo temperatura y en la segunda vuelta me creí con más grip del que tenía y trompo, todos me doblaron y ahora a desdoblarme y empezar a recuperar posiciones. Lo fui haciendo, ganando tiempo, siendo precavido pero lo más rápido que podía ser con lo que sabía hacer hasta entonces, mejoré mis tiempos de entrenamientos y fui colocándome mejor poco a poco, acabé mi primera hora con otro trompo (esta vez por aceite en pista, pero del que me recuperé rápido y no perdí apenas tiempo), pasé a mi compi, Javi Morcillo, que iba en un 911 clásico, yo casi saludando, él se bajó del coche y me paré para que me relevara. Flipando en el box me hidraté y sonreía y sonreía, estaba comentando la jugada y bebiendo, aún me quedaban veintitantos minutos para hacer mi segunda parte de carrera y en mi sosiego (cosas de las carreras) salió le safety y me tuve que poner todo corriendo para salir al coche, así me fue, me puse el casco mal encajado y me hice un surco en la frente que me ha durado hasta hace poco. Salí, con dolor de cráneo, acabé mi parte y volvió a subir Javi, que complementó mis regulares pero altos tiempos con sus maravillosos cronos, quedándonos a muy poco de hacer podium en GT, cosa que habría sido cerrar redondo un día en el que había que vivir la experiencia y acabar. Acabamos, mejoramos, pasó casi de todo y salimos airosos.
Gracias Javi. Un honor que hayas sido mi compañero en mi debut.

Esto son las carreras, ahora además de Racing Gang soy piloto, gracias a la Escuela Española de Pilotos, a Javi, Astur, Ibon, Mariano, Manuel, los percebes...  y me dejo a varios que cuando lean esto sabrán quiénes son. Me quedo con una frase de Fernando González-Camino: "nunca vi una primera vuelta tan lenta a El Jarama pero después hiciste lo que venías a hacer". Ahora me queda este recuerdo para contar a mis nietos y con esta primera temporada completa de aprendizaje en la que tengo que romper ciertas barreras. Espero poder plasmar aquí pronto mi primera victoria, será maravillosa, pero no será mi primera carrera. Las primeras veces, a veces duelen jajaja pero uno las recuerda siempre ;)

Un vídeo del evento:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada